No grave will hold me...

No grave will hold me...
Os estoy vigilando...

jueves, 27 de septiembre de 2007

Duh...?

Entré por el portón de la caseta de mi perro. En su interior el cielo estaba estrellado, así que decidí dar un paseo matutino con mi ornitorrinco viudo. Le puse la cadena alrededor de su antena central y tiré de su cola caballuna hacia el exterior del cobertizo. El sol brillaba muy fuerte, así que cogi un paraguas porque habia empezado a llover. Mi delfín amaestrado correteaba con sus multiples patas saltando hacia abajo moviendo su peluda cola tristemente mientras aullaba de felicidad. Cuando llegué al parque al que no quería ir, me quedé en él, sentado sobre el cesped del frio banco de madera mientras mi cebra correteaba por el rio de nocilla cercano. A mi lado, a unos diez kilómetros, había una señora calva de largos cabellos. Su embriagadora belleza me repugnó hasta tal punto, que di los dos pasos que me separaban de ella y le escupí en la cara. Encantada, me pidió una cita, que acepté de inmediato. Tras intercambiar nuestras tallas de zapatos, me despedí de aquel venerable anciano y recogí a mi papagallo de aquel cenagal y tras sacar mi monovolumen del bolsillo volvimos a casa volando en moto. Una vez llegué a la oficina guardé mi tamagochi en mi fosa nasal y observé el hormiguero de mi escritorio. Asombrado, vi como las jirafas que trabajaban en aquella fabrica de galletas planchaban zapatos con mucha diligencia. Decidí que no podía seguir viendo aquella matanza inmisericorde y me di la vuelta para ver cómo un tornado rosa acababa con los 19 habitantes de Winsconsin, que vivían en un paraguas al lado de mi alcantarilla. Encantado al verles tirarse a sí mismos por la cadena, se me ocurrió que tal vez podria pensar en que quizas cupiera la posibilidad de que a lo mejor podría hacer el pino sobre una uña de la mano del pie izquierdo. Mientras divagaba, lamiendo distraidamente mi codo, pude ver que había una montaña de papeles sobre una musaraña con tutú. "Debe de estar muy estresado ese señor con bigote", pensé. Ello me produjo tal regocijo que bailé el limbo hasta alcanzar mi altramuz favorito, que estaba dentro de mi calcetin violáceo. Lo miré sensualmente hasta que, en éxtasis, salté por mi balcón hasta que el suelo se acercó lo suficiente. Inciso: a mi avestruz manca le dió mucha pena...




Una persona
Un teclado
Un mal día
No me juzgueis...

12 comentarios:

Deed dijo...

. . .

Tréveron dijo...

que has querido decir!?

xS

Keirana dijo...

Me has dejado de color eritrocito hijo, de esfuerzo por comprender qué narices te habías fumado antes de escribir eso XD

Keirana dijo...

Por cierto, me encanta tu yo 3D, tiene un encanto Smeagol con su anillito que no se lo quitará nadie jamás...

Eiss miiio, mi tessoooro...

Tréveron dijo...

Diommio, porque no me matais si es obvio que sufro!!!

x(

Sinkim dijo...

Enhorabuena, Groucho estaría orgulloso de ti, aunque, a veces, el texto peca de coherente XDDD

Fluffy dijo...

...

Darja dijo...

miedo

Gluvia dijo...

Parece el típico relato que se crea entre un montón de gente que solo aporta una palabra cada uno. He de reconocer que me he reído mucho. Podríamos hacer uno entre todos!!!

BIO dijo...

Sabes que te digo, que me encantan tus paranoias,...lo que me he podido reír imaginándome esas cosas,...como ves a mi también se me va la pinza de vez en cuando (en verdad casi todo el tiempo aunque no lo parezca, es que con el tiempo he aprendido a disimularlo XD).

Ale cielo, nos veremos por la UA, haber si te arranco una sonrisa que ultimamente me tienes abandonaita,..jooooooo :(

Besos.

Sdk0 dijo...

Dadá es grande. Te mira con orgullo.



P.D.: Palabra de confirmación: filater

Flox dijo...

WoW
Lol
*O*
OMG
WTF
...

Sorprendente, brillante e incoherente... tal como me gustan los relatos...
(palabra de confirmacion: docythe no deberia ser the-docy?)