No grave will hold me...

No grave will hold me...
Os estoy vigilando...

jueves, 19 de julio de 2007

Follow the Leader


Debíamos caminar hacia la puesta de sol. Sabíamos que la Verdad se hallaba hacia la puesta de sol. Éramos muchos los que queríamos hallarla, y dos de nosotros los dispuestos a guiar a los demás. Uno de ellos era yo; el otro... Ella.
De mí no hay mucho que decir... Mis ansias por guiar a mis compañeros no me dejaban ver los fantasmas de mis errores pasados y era lógico que el resto de mis congéneres la eligieran a ella para ser guiados. Ella era perfecta... su camino seria el más apropiado para todos. Con todo, algo me decía que no debía andar su camino si no quería sentirme vacío. Ello resultaba irónico, ya que a medida que cada uno de mis compañeros se encaminaban hacia ella podía notar cómo mi espíritu se resentía más y más. Ella me miró, sin expresión en su bello rostro, tal vez preguntándose porque yo era el único de aquel páramo que no se hallaba a sus espaldas, ansioso por ser guiado. Le dediqué una sonrisa triste: ellos habían tomado una decisión... yo también.

Y comenzamos a caminar.

Nuestros caminos iban paralelos, pero manteniendo una distancia. Cada paso que dábamos era un paso más hacia lo que considerábamos cierto. El tiempo aquí no existe, cada paso puede tomarnos minutos, horas, días, años, qué mas da... Largo fue el camino y pronto vislumbre las consecuencias de mis decisiones.

Allí estábamos. Todos nos habíamos detenido frente a un gran abismo. Delante del camino que Ella y sus seguidores eligieron, un imponente aunque estrecho puente de un blanco prístino que les permitiría cruzar el precipicio, y mas allá, la puesta de sol.
Frente a mi camino...no había nada.
Ella me miró y pude ver en su severo rostro cómo le hubiera gustado que caminara por su senda, que me hubiera dejado ayudar, tiempo ha. Se hizo a un lado y sus seguidores, motivados por el cercano final del camino se agolparon para cruzar el puente.

Yo me quede observando el final de mi camino, con los puños temblando y una ardiente lágrima recorriendo mi rostro.

No...
No… Ése no seria el final... no así... Cerré mis ojos, respiré hondo...y camine hacia el abismo.
Ocurrió lo inesperado. Hube yo dado tres pasos y no caí hacia el negro abismo de la Incertidumbre. Dubitativo, abrí los ojos y miré a mis pies. Como si estuviera caminando por la superficie de un charco, mis pies dibujaban ondas en el negro vacío. Di dos pasos más y seguí sin caer, y una renovada esperanza resurgió en mi interior.

Cuál fue mi sorpresa cuando me di la vuelta. Muchos de los rezagados habían escogido seguir mi camino. Ella, que se había quedado atrás para dejar paso a sus seguidores, ahora se hallaba tras de mi, mirándome como solo sus ojos pueden mirar, dibujando una sonrisa sincera en su rostro. Fue Ella la primera en acercarse a mí. Los demás la siguieron, si bien no estaba seguro de si era por Ella o por mí. No sabría cómo describir la sensación de plenitud que me embargaba. Pero nada pudo compararse al momento en que Ella se puso a mi lado, amarrándome dulcemente la mano. Volví a cerrar los ojos para derramar dos lágrimas más y sonreír.

Pero a quién pretendía engañar…

Abrí los ojos de nuevo y desperté de mi ilusión. Nunca di pasos sobre el vacío. Nadie nunca me siguió. El sol ya se había puesto y yo me encontraba solo en el crepúsculo de mi error. Miré a mi derecha, donde se encontraba el puente, ahora vacío. Cabizbajo, caminé hacia el camino que otros habían dictado, demostrando así que todo lo que yo había pensado, todo lo que yo había creído, no era mas que una mentira.

Mi reflexión fue: ¿debo seguir el camino que considero correcto a sabiendas que no me llevará a nada?

¿Debo abandonar mi camino, mis sueños, mi vida… para ser alguien?

Así termina mi camino, en la oscuridad de la noche, y absolutamente solo.

9 comentarios:

Deed dijo...

en fin, como te estoy diciendo AHORA MISMO por el msn: tal vez no se pueda caminar por un abismo, pero rendirse e irse detrás de quien ya tiene el camino decidido como un perrito faldero tampoco me parece bien.
A explorar los lindes del abismo en busca de otro, que leches! hay que ser cabezota en esta vida! XDDD

Pícara dijo...

Miri tiene razón =)

Tréveron dijo...

El sol se puso. Ya era tarde para el protagonista. En ese momento, el camino que tomara ya era irrelevante. Solo queria que acabara pronto...

Fluffy dijo...

cursiladas que no llevan a ningún lado. Es un sentimentalismo que nubla la razón y la capacidad de ver las cosas con claridad. Hay que tener siempre una serenidad mental y una entereza insobornable.

Tréveron dijo...

y si te sobornal en carnes...?




Así si, no?

Fluffy dijo...

Hay que estar por encima de esas nimiedades....aunke....would you come over to my place then?

Fluffy dijo...

Hay que estar por encima de esas nimiedades....aunke....would you come over to my place then?

Tréveron dijo...

tonight we're gonna study the feeling of deja vu...

BIO dijo...

Escoger tu propio camino y seguirlo con total convicción; aún cuando ese camino no es el adecuado, decidir por ti mismo que hacer con tu vida; sin dejar que la influencia del resto del mundo te acorrale, caminar sereno con la soledad como compañera, tener la valentía de afrontar la oscuridad del abismo sin mostrar un ápice de cobardía,.....eso es lo que hace interesante a la vida. Porque merece la pena vagar solitario; perdido por el mundo, antes que arrodillarse ante él.


Me encanto cielo, besitos.