No grave will hold me...

No grave will hold me...
Os estoy vigilando...

viernes, 18 de diciembre de 2009

[I.F.S.] Wolfe




Dibujo: Encarnación Rico Guzmán (Canis)
Relato: Andrés A. Martínez Bertomeu (Tréveron)

Se apellida Wolfe. Sólo es una coincidencia. No le gustan los lobos y no hay ninguna razón para ello. Igual que no hay razón para muchas de las cosas que ocurren en la vida.

Se trata de un joven de veinte años común y corriente, tal vez algo retraído, que tiende a perderse en sus pensamientos. Para ello tampoco necesita razones.

Algunas noches sale de su casa y se escapa a un cerro cercano, sólo para evadirse. Esta es una de esas noches. Una noche de cielo despejado y Luna llena.

La mirada de Wolfe es, por lo general, adusta. Y la razón es la dirección a la que le llevan sus pensamientos últimamente. Demasiadas malas noticias se ciernen no sobre él, sino sobre el mundo entero. La conciencia del joven está en comunión con un mundo que, a su parecer, se estaba yendo al infierno.

Aquella noche miraba ensimismado a la Luna mientras permanecía sentado en la cima del cerro. Algunas culturas aborígenes denominaban a la Luna como “el Ojo de la Noche”, y aquello daba que pensar. También le dio vueltas a la ya lejana teoría de Gaia o de Gea, que le conferían consciencia a la Tierra. Wolfe imaginó que la Tierra se estaba escrutando a sí misma por medio de la Luna. Eso explicaría algunas cosas.

El tiempo atmosférico últimamente está loco, azotando con catástrofes naturales a países que no pueden defenderse. Extrañas enfermedades exageradas por los medios hacen que las temblorosas masas caigan en una espiral de pánico y paranoia. La gente lleva a cabo atrocidades impensables sin motivo ni razón.

Hace poco llamaron a la madre del joven. Su hermana había fallecido. Un cáncer pancreático intratable que acabó con su vida en apenas dos semanas. Y no era el único caso cercano.

La conclusión a la que llegó Wolfe era tan virtualmente cierta como escalofriante:

“El mundo se nos está sacudiendo de encima.”

La Tierra nos está observando. No le gusta lo que ve, y lo está demostrando.

Un lobo apareció de detrás de un árbol, en el cerro. No era como se ve en los documentales o como se describe en los libros. Observaba a su alrededor jadeando como un perro pardo tan común y corriente como Wolfe, sin un atisbo de desafío en sus ojos. Con la cabeza gacha, desconfiado, miró al chico. Sólo era una coincidencia.

Ambos, hombre y animal, terminaron acostumbrándose a la presencia del otro. Los dos permanecieron allí sentados mirando a la Luna sin poder evitar sentir melancolía al comparar lo que se tenía ahora con lo que el mundo ha perdido. Wolfe suspiró. El lobo dejó escapar un leve gemido.

Más de una hora pasó, y hombre y animal se levantaron para volver a sus respectivas vidas. No tenían más remedio.

Pero sólo es una coincidencia.

_____________________________

¿Veis? Aun sigo con mi proyecto guay de Fanarts Invertidos. ¡Podéis seguir mandándome vuestras obras! ;)

9 comentarios:

Deed dijo...

como ya comenté (a ambos), tanto el dibujo como el cuento son geniales, pequeñas obras de arte! ^^

Kuru dijo...

Po zí...

Soy partidario de la teoría de Gaia,perono creo que sea cierta en cierto sentido, su fuese verdad, ya estaríamos muertos desde hace tiempo...

Salu2

Cloud Strife dijo...

Un relato breve, pero no por ello menos interesante. ^^

Belsan dijo...

Es uno de los fanarts invertidos que más me han gustado ^^
La historia es genial, y el protagonista... en fin, qué guapo ^^

Sae T. dijo...

wo *__*
Increíble. El dibujo genial y el relato también *__*
PD: Acabo de enviar mi propuesta de fanarts invertidos...¡Espero impaciente! ^^

lintu darkness cronwell dijo...

waooooooo como siempre superas mis espectativas me a encantado ya extrañaba los relatos de los fanarts invertidos.y el dibujo esat precioso ... ya me gustaria dibujar asi!!!!!!!!

sigue escribiendo!!!!!!!

Jardius dijo...

Mola! Automáticamente me he creado la imagen mental de los dos mirando la Luna.

n_n

\\\\canis//// dijo...

^_____^

Ya te dije que me encanta la historia. La he vuelto a leer y aún le he sacado más partido. La verdad es que está muy en consonancia con el dibujo, hasta la atmósfera que describes. Recuerdo que lo hice como vía de escape, estando algo chunga, y me alegra mucho que hayas captado ese sentimiento de triste resignación.

Y bueno, si encima metes el tema que más me toca la fibra... ¡pa qué, pa qué! ^^

Muchas gracias, Trev. ¡Un plasmo gordo y apretao!

Delerium dijo...

=]

dibujo y relato me han encandilado


enhorabuena a ambos n.n