No grave will hold me...

No grave will hold me...
Os estoy vigilando...

martes, 15 de septiembre de 2009

Summer Fair

Se suponía que era una atracción de feria.

Se suponía que iba a ser divertido.

Y lo fue, de hecho. Lo fue durante unos…

No lo recuerdo…

Era un carrusel simple. Una especie de “Tren de la Bruja” pero algo más rápido. Uno de los tramos del recorrido elíptico está a cubierto y a oscuras y una parte del viaje consiste en que la carreta se detenga unos segundos en esa zona. Una máquina de humo, además, junto con unas luces de neón blancas que centelleaban a gran velocidad cegaban a los pasajeros. Era para dar una sensación de congoja e inseguridad, para que, sin que hicieran nada terrorífico, asustar a los que se encontraban allí. Miedo psicológico, lo llaman, “ser tu peor enemigo”.

Sí, era divertido. Y seguro que, lo que vino después, visto desde fuera, debió ser hilarante.

Las carretas dieron un acelerón repentino y un frenazo súbito que nos lanzó contra la barra de seguridad. Yo me hice daño a la altura del estómago, pero oí gritos. Es cierto que yo me hice daño, pero nadie gritaría de esa manera por un golpe en el vientre.

Entonces noté salpicaduras de algo caliente y más gritos. Estaba a oscuras, pero he visto demasiadas películas como para preguntarme siquiera por un instante qué era el líquido que resbalaba por mi frente. Aunque, para bien o para mal, no era mía. Los gritos venían de la carreta delantera a la de atrás y los que estaban delante de mí acababan de gritar cuando, antes de que me planteara que yo era el siguiente, se hizo el silencio.

Levanté la barra de seguridad que tenía sobre el regazo y bajé de la carreta. No tenía ni idea de qué era lo que pisaba, pero no eran raíles, eso seguro. Caminé hacia delante y luego fui girando a la derecha para llegar al tramo iluminado del recorrido pisando sobre aquella superficie tan irregular, tan húmeda y tan, joder, tan cálida.

Llegué a la luz. Evidentemente, la feria ya no estaba ahí. Era como si el humo de la máquina de la atracción cubriera el suelo. Aunque ese suelo seguía siendo… lo que quiera que pisase. Era de noche, y la luna iluminaba una vasta extensión de suelo cubierto de niebla. Entonces me miré las manos, con las que me había limpiado la frente, y las ví cubiertas de sangre.

Aquello del miedo psicológico había funcionado de maravilla. Salí corriendo y gritando a pleno pulmón, y como era de esperar por el suelo que recorría, tropecé y me di de bruces contra él. Cómo caería de fuerte que la niebla a mi alrededor se despejó por un instante, revelando los pedazos mal tajados de incontables cadáveres, algunos de los cuales daba la sensación de que me taladraban con la mirada de unos ojos vacíos y lechosos.

Me levanté a duras penas, intentando tocarles lo menos posible, y corrí gritando como poseído, creyendo a cada paso que alguno de los desgraciados que se apilaban a mis pies ocultos bajo la niebla me agarraría de la pierna en cualquier momento.

No lo hicieron. Estaban muertos. Pero ya sabéis. “Miedo psicológico”.

Ahora mismo estoy en el límite de la niebla, que cae hacia un precipicio cuyo fin no alcanzo a ver. Podría intentar buscarle un sentido a todo lo que me estaba pasando o darme cuenta de que lo absurdo de la situación no dejaba más alternativa que una pesadilla de la que despertaría pronto. Pero esta larga caída me ofrece el final rápido que cualquiera buscaría en este tipo de casos y, la verdad, la vida ya es bastante complicada para buscar una salida.

Lunes 24 de Agosto

“Tras una avería leve en una atracción de una feria local, un hombre abandonó anoche el recinto entre alaridos, como sumido en un extraño trance que sus constantes tropiezos no parecieron disipar. Continuó con su frenética carrera hasta un acantilado cercano en cuyo borde se detuvo unos instantes para después saltar al vacío. El lecho del acantilado presentaba afiladas rocas apenas cubiertas por la bajamar y el fallecimiento del hombre ocurrió en el acto, cerca de la medianoche. La identificación del cadáver se llevó a cabo dos horas y media después debido a las dificultades que ofrecía el fuerte oleaje.”

Resulta deprimente que mi vida haya tenido un final tan jodidamente previsible…

_______________________________________

Es un relato muy simple, predecible y de estilo repetitivo que se me ocurrió tras montar en una atracción de feria con mi sobrino. Así que lo siento mucho '^^

10 comentarios:

Cloud Strife dijo...

No se, nunca lo había visto desde ese punto. Había visto lo de la atracción que realmente se convirtiera en algo de pesadilla, pero no que todo fuera una ilusión.

Eefrit Lombarda dijo...

Madre mía. Me encantan estas historias con un final que no tiene nada que ver con el resto.

Que me ha gustado mucho, vamos.

lintu darkness cronwell dijo...

me a gustado mucho.......realmente me encanta la forma de narrar q tienes...lastima q yo no sea tan buena....sigh.......

a x cierto es la primera ves q comento pero soy seguidora de tu blog y del de miri-sama... realmente los admiro a ambos....y bueh solo eso....

x cierto como haces para tener tan buenas ideas?

Sae T. Lawliet dijo...

Feria. Coches. Cadáveres. Sangre. Acantilado.
¡¡ME ENCANTA!!

Tréveron dijo...

"x cierto como haces para tener tan buenas ideas?"

No tieneningún secreto en realidad.Mi mente es un caos que describe todo lo que ve como si se lo tuviera que contar a alguien. Eso mismo me pasó en la atracción de marras xDDD

Jardius dijo...

Me ancanta! Al final me he reido mucho!

...

...

Sí, me he reido, tampoco hace falta que me juzgueis! XD

No, en serio, me ha parecido muy bueno.

Belsan dijo...

No me esperaba lo de los cadáveres mal tajados. Ha sido una delicia XD

Deed dijo...

Jejeje... yo grabé un video de cuando te montaste en esa atracción ^^
y el relatito es sencillo pero se deja leer :D

Luli dijo...

Es interesante^^. Yo intenté algo parecido con una casa del terror, pero claro, es considerablemente peor (lo mío es el romance ¬¬)

Muy bueno y a pesar de todo muy simple.

Por cierto... ¿¡Qué le hiciste (o te hizo) tu sobrino para que se ocurriera esto O.O!?

Sdk0 dijo...

Dios, ME ENCANTA *_*
Cuando te pones "Poetico" escribes auténticas joyas