No grave will hold me...

No grave will hold me...
Os estoy vigilando...

jueves, 28 de octubre de 2010

[IFS] Cursed Sword

Dibujo: Naïm Álvarez Carrillo (Jardius)

Relato: Andrés A. Martínez Bertomeu (Tréveron)



Existe una leyenda que habla sobre una espada.

Pocos bardos se atreven a contarla, ya que es una historia de codicia, horror, maldición y muerte. Sin embargo debe de ser relatada como advertencia para que aquellos aventureros que busquen la gloria sean conscientes de sí mismos.

Cuentan que fue forjada por el mismo demonio en el centro del círculo más profundo del infierno, y fraguada con fuego y sangre. Y fue de esta forma que el arma adquirió la vil personalidad de su creador, así como su terrible habilidad de leer los corazones de los hombres para hallar su perdición.

Todo comienza con susurros. Voces en la cabeza de los aventureros que se suelen confundir con ensoñaciones o simples quimeras de la imaginación. No obstante, en un estado similar a la hipnosis, la espada conduce al incauto hasta su emplazamiento, que siempre suele ser un rincón discreto y apartado del bullicio. Primero maravilla a aquel que tiene delante, refulgiendo con su hermoso acabado. Y cuando ya ha llamado su atención, comienzan las promesas.

Ella te conoce. Siempre lo sabrá todo de ti hasta un punto en que dejará de sorprenderte. Fuerza, poder, y todo lo que ello conlleva. Fama, dinero, mujeres… Ella siente si la voluntad flaquea. Sabe como acariciar con las palabras que se quieren oír para que, antes de que te des cuenta, se convierta en tu arma.

Promete fuerza, y la proporciona. Y pasa de alimentarse de avaricia a vivir de soberbia, así como de la sangre de los enemigos de su portador. Lo convierte en un auténtico animal sediento de sangre y, sobretodo, confiado. La espada corrompe el alma de quien la usa de una manera que satisfaría los más sádicos caprichos de su creador.

¿Qué le quedaría entonces a la espada por obtener?

La respuesta es evidente. El premio definitivo: el alma de su portador.

¿Y cómo lo consigue? Espera con la paciencia de un demonio a que quien la maneja busque la madre de todas las batallas. Aquella gesta en la que, si sale victorioso, éste se convertirá en leyenda. La espada espera el momento en el que más se la necesite. El clímax del combate.

Y en ese momento, abandona a su portador.

De la nada, la espada expande un par de poderosas alas para sorpresa y horror de quien la sostiene. Y antes de que este pueda si quiera reaccionar, echa a volar dejando a su portador a su suerte. Este acabará irremediablemente muerto en combate pero no sin antes volverse loco, invadido por la desesperación y la culpa. Y así, la espada del demonio encontrará otro sitio para descansar, y otro ingenuo al que embaucar.

Hay una canción infantil escrita por los propios niños que, a escondidas, escucharon a los bardos y convirtieron en un juego algo que conseguía quitarles el sueño por las noches:

“Hay una espada que habla

¡Qué miedo! ¡Qué miedo!

Dicen que está endemoniada

Si ves una espada que habla

¡No escuches! ¡No escuches!

Porque se lleva tu alma

Te dice cosas bonitas

¡Mentiras! ¡Mentiras!

Vive de tu avaricia

No te quedes la espada que habla

¡Te odia! ¡Te odia!

Y pronto se irá con sus alas”

________________________________

Seguimos poniéndonos las pilas con el Servicio de Fanarts Invertidos. Ahora... ¡A preparar la maleta para el Salón del Manga! ¡No dejéis de participar!


¡Cuídenseme!

6 comentarios:

lintu darkness cronwell dijo...

prime!!!!!!!!!
bien como siempre debo elogiar tu forma de escribir, esta genial la historia de la esapda del demonio; aunq me recuerda mucho al señor de los anillos y a harry potter con eso de la varita de la muerte, aunq es realmente original q la espada salga volando a su nuevo dueño....
y la cancion esta genial, me gustaria saber como es la tonada para cantarla!!!!!!!!!!!

Belsan dijo...

Oh, yo quiero una espada de esas!! XD
Me encanta la canción a mí también. Espero veros por el Salón!

Maniaco Cualquier Cosa dijo...

Esta cool la narración, bastante, pero bueno, en realidad yo prefiero las armas de fuego, hay muchas leyendas de espadas malas dando vueltas xD

Anónimo dijo...

mas mola demasieee

Jardius dijo...

"Promete fuerza, y la proporciona. Y pasa de alimentarse de avaricia a vivir de soberbia" Me encanta esta parte! Creo que expresa de manera genial y además con solo unas pocas palabras la reacción que provoca la espada sobre su portador.

Gracias, Trev, me gusta mucho!

n_n

Deed dijo...

Muy chulo!!
solo un detalle:

"Fama, dinero, mujeres…"

u hombres, no? también puede tener portadoras ^^