No grave will hold me...

No grave will hold me...
Os estoy vigilando...

lunes, 4 de octubre de 2010

[IFS] Princess and the Mask



Dibujo: Nicol Valdés (Rei)
Relato: Andrés A. MArtínez Bertomeu (Tréveron)


Érase una vez una princesa incapaz de sonreír, pues se hallaba embargada por la tristeza. Era una tristeza tenue, más bien una falta de ánimos que, aunque débil, era terriblemente constante.

Sin embargo, era una princesa. Una de un reino feliz. Donde los aldeanos eran felices. Donde los paraderos, los herreros, los merceros, los agricultores y hasta los perros y gatos eran felices.

¿Cómo podía ser, si la heredera de aquellas tierras no hacía más que suspirar con melancolía? La respuesta es sencilla: ellos ignoraban por completo la pena de la princesa. Pues tenía una máscara.

Un rostro hermoso, idéntico al suyo, pero en el que lucía la más jovial de las sonrisas. Una máscara esculpida por la misma princesa, basada en sus propios recuerdos felices.

¿Y cuál era la causa de su interminable tristeza? Ni siquiera ella lo sabía.

Hay personas que, por naturaleza, sin razón, son alegres y extrovertidas. Lo que poca gente sabe, y menos aun quiere saber, es que los hay que se levantan tristes por la mañana y se acuestan tristes por la noche después de todo un día de vagar de aquí para allá como un autómata. A este especial grupo de personas pertenecía la princesa.
A veces pasaba horas enteras mirando su máscara, examinando cada uno de los rasgos de aquel rostro tallado finamente en madera. Intentaba recordar cómo se sonreía, qué músculos de sus mejillas debía contraer, qué momentos debía evocar. Pero no lo conseguía.

Sin embargo, era una princesa. Debía ser feliz. Ese era su deber.

A menudo se preguntaba, mientras observaba el gentío a través de los agujeros de la máscara con sus tristes ojillos, si alguno de sus súbditos se sentía como ella. Su reino era vasto, con multitud de personas distintas. ¿Tan extraño sería que hubiera alguien igual que ella?

Se le ocurrió pensar si la suya era la única máscara. Entonces, un pensamiento preocupante añadió otro granito de arena a la balanza de su tristeza: ¿y si, de hecho, todos los habitantes de sus dominios fueran como ella? ¿Y si todos llevaran una máscara, si nadie fuera feliz?

¿Y si preferían, como ella, mostrar una sonrisa que la verdad?
Aquella noche soñó, envuelta entra sábanas de fina seda y sudores fríos. Soñó un día en el que ella se despojaría de su máscara delante de todos sus súbditos que, en respuesta, se desharían de las suyas. Así, el reino sería un mar de tristeza en el que la princesa no era más que una gota.

Por suerte pudo despertar de aquel mal sueño, con la pregunta de qué sería mejor para su reino pululando por su mente. Una persona no debería vivir sin ser sincera consigo misma, por muy fuerte que esta pueda ser. La única opción entonces era desprenderse de su máscara. ¿Qué hacer si no?

Sin embargo, era una princesa…

Su sonrisa, aunque falsa, era necesaria para los corazones de los demás. Y para que su gente pudiera vivir con algo por lo que sonreír, para no vivir en un mundo de máscaras, no tuvo elección.

Hizo que su máscara fuera su mundo.

_______________

¡Seguimos con otro bonito Fanart Invertido y con mi propuesta de ir acelerando su factura! x_D
Espero que os gusto y que no dejéis de participar.
¡Cuídenseme!

6 comentarios:

Maniaco Cualquier Cosa dijo...

Me ha gustado como retratas el deber sobre la persona, me recuerda a una frase que decía "ser entronado es ser esclavizado"

Muy lindo :3

Deed dijo...

Esta muy chulo, pero ya conoces mi opinión in person ;)

Bocaseca woman dijo...

Me gusta mucho tu relato... es algo que particularmente siempre me he preguntado, si el resto de la gente usa máscara o no.

Belsan dijo...

Jo, pobre princesa. Estoy de acuerdo con el maníaco acerca de lo esclavo que es gobernar (gobernar de verdad, no eso que se hace ahora XD). Me recuerda un poco a la labor de los padres...

lintu darkness cronwell dijo...

me ha gustado mucho el relato; como que de alguna manera las personas utilizamso mascaras para que los demas se sientan bien, pero no nos ponemos a pensar si ellos tambien usan mascaras.

particularmente, es mi situacion actual, y la verdad estoy pensando seriamente en mostrarme tal como soy, por lo menos a la persona que me gusta.

sigue asi, me muero de ganas de que sea el turno del dibujo que te envie.

Maniaco Cualquier Cosa dijo...

Jo! alguien esta de acuerdo conmigo :'D